Info/Educación

¿Qué son los tricomas y por qué son tan importantes?

Trichomes

¿Qué son los tricomas y por qué son tan importantes?

Así como las mitocondrias son la fuente de poder en las células comunes, los tricomas representan la fuente de potencia y vigor más importante en la planta de Cannabis. El título de un reciente estudio realizado por la universidad de British Columbia declara lo siguiente: ‘Mientras más “glacial” la flor, más potente el efecto.’ Todos hemos visto esos hermosos brotes cubiertos en lo que parecieran ser cristales que brillan a la distancia. Esos pequeños folículos blancos que cubren a la planta son los tricomas. Ni filamentos, ni cristales, sino glándulas resinales. Y son ellos, los tricomas, en donde los cannabinoides y terpenos que le dan a la flor sus efectos únicos son creados y preservados. Son esenciales para darle a esta planta sus cualidades medicinales tan particulares y benignas para los humanos. Si utilizas un microscopio o una lupa en tus plantas, podrás observar que muchos de los tricomas son casi en forma de hongo. A estos se les conoce como tricomas en ‘forma de cabeza’ y son los más grandes y potentes tricomas que podemos encontrar dentro de la planta de Cannabis.

Los otros dos tipos de tricomas que podemos hallar en la planta también son glandulares, lo que significa que producen cannabinoides, pero a veces estos son tan pequeños que no podemos alcanzarlos con nuestra vista. Los primeros de este par son llamados tricomas bulbosos y cubren la superficie de la flor. Los segundos son tricomas sésiles y son muy parecidos a los tricomas en ‘forma de cabeza ‘o estado capitado. Los tricomas sésiles resultan ser muchos más pequeños.

Estos tricomas producen una resina que protege a la planta de los rayos ultravioleta e insectos. Pestes y plagas son ahuyentadas por el aroma y el sabor de esta resina que irónicamente a los humanos nos encanta tanto. Aparte de estos tricomas que hemos mencionado, contamos con dos tipos más que no producen cannabinoides. Primero tenemos tricomas unicelulares que parecen pequeños vellos sin la glándula resinal en el tope. Después tenemos tricomas citolíticos que son muy parecidos a los tricomas unicelulares, pero presentan una ligera curva o gancho. Puede que no parezcan de mucha utilidad, pero ofrecen protección adicional a las plantas de los rayos UV, el viento, los hongos, y otras amenazas comunes en la agricultura.

En los tricomas glandulares que producen resina, encontraremos que lo especial se halla en aquello que pareciera ser una burbuja en el tope del tallo, aquí es donde se produce la mezcla única de cannabinoides y terpenos, desde el THC hasta el CBD y todo lo que hay de por medio. ¿Cómo sucede esto? Los tricomas pueden empezar a formarse en la epidermis de la planta a las dos semanas del proceso de floración, dependiendo de la genética de la semilla que estemos creciendo. Los Cannabinoides son desarrollados a través de un proceso de metabolización de ácidos en la planta, que convierten a los cannabinoides en compuestos que nos ayudan a obtener ese estado de bienestar y satisfacción. El proceso de metabolización no se detiene hasta que la planta esté completamente cosechada y curada.

Muchos cultivadores usan el color de los tricomas como un indicador para poder finalmente recoger las plantas de sus cultivos. Cuando primero empiezan a aparecer, las cabezas de los tricomas son claras, casi transparentes y mientras la planta va madurando se transforman de un color blanquizco. Antes de que el THC-A empieza a convertirse en distintos compuestos, los tricomas terminan finalmente siendo de un color ámbar oscuro.

Los tricomas son muy delicados y cuando se rompen, sus cannabinoides y terpenos pueden degradarse muy rápidamente, por lo cual, los productores se enfocan de gran manera en preservarlos durante los procesos de extracción. Congelar la planta fresca por completo cuando es cortada es uno de los primeros pasos. Esto inmoviliza las cabezas de tricomas, ayudando a prevenir que se quiebren durante la transportación y extracción. Los tricomas no son solubles en agua, así que mientras se mantengan intactos retendrán sus cualidades prodigiosas. Cuando son secados, curados, y removidos de las flores, los tricomas se convierten en lo que comúnmente conocemos como kief. Así es, el mismo kief que puedes encontrar en el fondo de tu grinder. Sin embargo, si no tienes los cuidados necesarios para preservarlo, se degradará muy fácilmente con el tiempo.

Cada cepa y cosecha es una mezcla única de cannabinoides y tricomas de distintas calidades y características. Cada planta es única y los tricomas son aquellos componentes en donde realmente podemos llegar a apreciar la experiencia singular de sus genéticas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lista de Deseos 0
0
0