Cultura

Locación de Cultivo

pexels-kindel-media-7667879

Locación de Cultivo

¿Cuál es la diferencia entre la Cannabis crecida dentro de casa o en el campo abierto? ¿Por qué muchos agricultores optaron por el cultivo indoor o a puerta cerrada? La mayoría respondería que es por la calidad del producto, pero esperamos poder cambiar un poco de esa narrativa a través de nuestra ideología. El crecimiento indoor ha sido ya desde hace mucho tiempo referido como la forma o método más exitosa de cultivo. Casi nadie habla ya de las plantas crecidas en el exterior, sino de aquellas cepas exóticas creadas por agricultores y científicos en espacios cerrados.

La marihuana crecida en el exterior atraviesa por toda una temporada de potenciales peligros fuertes como pestes y patógenos. La mayor parte de la marihuana crecida en exteriores se ve afectada por estas plagas y esta es la razón por la cual culturalmente la flor panteonera o de campo no labrado ha ido juntando mala reputación a través de los años. Al principio de los 90’s algunas de las variantes más deseadas, como la OG Kush eran difíciles de crecer en las afueras o en áreas cercanas a las costas. Existen muchas condiciones geomórficas necesarias en el terreno para poder crecer la planta de Cannabis de una forma más sana y potente. En México no tenemos este problema geográfico.

En un cultivo indoor, el agricultor tiene completo control sobre el ambiente y cuenta con la gran ventaja de construir un espacio de cosecha libre de pestes y plagas. Controlar estas variables fue, y en gran medida todavía es, la clave para crear flores de calidad premium. Otro de los motivos más significativos por lo cual se ha preferido el cultivo dentro de casa se fundamenta en las condiciones de limpieza y control. La higiene. Una limitación de contaminantes como tierra con insectos e incluso ceniza es crítico en el proceso de calidad de producción de hash, por poner un ejemplo.

Los agricultores indoor también son capaces de controlar el fotoperiodo (la cantidad de tiempo en el cual las luces se mantienen encendidas y lo que le da a la planta las indicaciones para poder florecer y posibilitar múltiples cosechas cada año). Con una diferencia de producción de 4 a 6 veces más que en las cosechas outdoor o externas, hay un aumento muy grande en los ciclos de floración indoor.

El auge del cultivo indoor en los años 90’s y en los 2000’s coincidió con el rápido avance de las implementaciones tecnológicas modernas. Con estas vino el boom de agricultores caseros que compartían sus técnicas y hacían intercambios de códigos genéticos a través de internet. Una comunidad muy colaborativa y generosa.  Últimamente, el acceso rápido y eficaz a estas genéticas a través de los bancos online de semillas ha aumentado la calidad de los cultivos externos de forma considerable desde la década pasada. El cultivo externo en un ecosistema natural siempre ofrecerá algo que el cultivo interior no puede. La luz indoor imita, pero nunca es capaz de duplicar y proveer un espectro de radiación diversa. Complejas relaciones son formadas entre plantas y microorganismos dentro de las tierras nativas. Estos factores, comúnmente referidos en conjunto como ‘terroir’ en la industria del vino, contribuyen enormemente al fenotipo que desarrollan los brotes de Cannabis. El fenotipo es la representación física de la interacción de la planta con su entorno.

El mismo brote de una cepa común crecido en indoor tendrá diferentes cannabinoides, terpenos, y flavonoides que aquellas plantas crecidas entre los campos o bosques y terrenos fértiles del mundo. Hay muchos procesos químicos naturales detrás de estas alteraciones diversas entre indoor/outdoor. Estos procesos alteran el sabor, el olor y los efectos de la flor. Pero hay algo más. Una diferencia muy drástica, algo menos tangible y más difícil de identificar; pero el poder masivo del sol hace crecer la planta de cannabis tan nutritiva y sana, que fácilmente en un campo/terreno bien manejado podría sobrepasar en calidad a una cepa indoor perfectamente controlada. Tal vez este hecho tenga que ver directamente con la interrelación que tiene la planta con un ecosistema que lleva vivo y evolucionando por milenios. Si queremos lograr crecer plantas en el exterior de esta calidad debemos colaborar con la energía y cuidado en el trato eficiente de la planta, a través de una temporada completa, cuidándola de los peligros que presenta el mundo natural salvaje. Con este conocimiento ahora en tu poder, ¿qué opinas sobre estos dos métodos de cultivo? ¿Cuál escogerías para ti?

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lista de Deseos 0
0
0