Info/Educación

Cultivo de Tejidos.

tissueculture

Cultivo de Tejidos.

Históricamente, las únicas opciones conocidas para sembrar Cannabis eran a través del uso de semillas y clones de brotes. Pero hay un nuevo método que podría cambiar todo el paradigma de la industria. El cultivo de tejidos. Para poder entender mejor cómo funciona, antes debemos hablar un poco de los beneficios y perjuicios de los primeros métodos mencionados.

La mayoría de growers caseros y agricultores campesinos crecen sus plantas a partir de semillas. Es lo que llevamos haciendo desde los comienzos de nuestra civilización. La cosecha tradicional provee la sensación de un trabajo artesanal agraciado. El hecho de poder crecer la planta desde la semilla hasta la flor es gratificante, pero la producción puede ser lenta y los resultados pueden variar incluso usando las mismas semillas.

Hasta ahora, la clonación ha sido el método más usado por los agricultores para producir copias idénticas del mismo fenotipo de planta. Para hacer esto, una planta madre es seleccionada y preservada en su estado vegetativo (sin florecimiento). De donde tallos son cortados y replantados como clones. Sin embargo, este proceso tiene sus defectos. Cuidar a la planta madre consume mucho tiempo y puede ser muy difícil. Mucho cuidado es necesario para asegurar que se mantenga en su estado vegetativo y al mismo tiempo evitar que sucumba a una serie de problemas como la degradación, los virus, o fallas genéticas. Esto último es extremadamente significativo, pues todos los clones serán genéticamente idénticos a la planta madre y si hay alguna deficiencia se trasladará a las demás.

Conocido también como micropropagación, el cultivo de tejido fue una técnica por primera vez desarrollada en 1907 y es un término ampliamente usado para describir el método de extracción de células de un organismo parental para después crecerlas en un ambiente controlado, conocido también como ambiente artificial.

Esta técnica ha sido utilizada en la agricultura por muchos años, con tejidos de las plantas siendo conservados para crear copias idénticas de una planta madre sin ninguno de los retrasos y conflictos que presentan los métodos tradicionales de clonación. No obstante, debido a los altos niveles de precisión y la tecnología necesaria para el cultivo de tejido, el método no había sido utilizado con la planta de Cannabis hasta estos últimos años.

¿Cómo funciona exactamente este proceso? Como en la clonación, todo empieza seleccionando una planta madre, la meta aquí es encontrar la planta cuyo fenotipo exacto queramos replicar, es decir la planta con las cualidades o efectos más deseados por el consumidor. Después de esto, el cultivador localiza y remueve los meristemas apicales o axilares en cortes. Hay dos meristemas apicales en la planta de Cannabis, uno en lo más alto de la planta o el brote, y el segundo en el fondo de esta (la raíz). Estos meristemas axilares llenos de células tienen la habilidad de replicar y convertir el crecimiento celular de cualquier parte de la planta en otro espacio de tierra. Es asombroso. Lo que significa que puedes crecer una planta enteramente nueva solo de uno de estos cortes nodales. Estos cortes se colocan entonces en un recipiente dentro de un medio artificial de crecimiento que los ayuda a vivir ascépticamente.

Después de unas semanas, los nuevos explantes crecidos en este proceso son transferidos a un nuevo recipiente, en donde el brote comienza a echar raíces. Este cambio de recipiente se realiza con la finalidad de preparar a las plantas para ambientes más severos y naturales. Finalmente, estos explantes se acondicionan en jardines donde puedan crecer libremente hacia lo que ya conocemos: los hermosos tallos floridos de Cannabis. Uno de los beneficios de este método es que los recipientes estériles en donde se colocan los extractos requieren menos mantenimiento que aquél necesario para crecer productos en un campo. También es más rápido que crecer la planta de Cannabis desde su estado de semilla y resulta ser mucho más eficiente que la clonación. Este método igual nos ayuda a identificar y remover potenciales virus que la planta madre pueda tener y así, generar clones genéticamente superiores y más beneficiosos para el ser humano. Mientras la industria crece, nos emociona saber que nuevas técnicas como el cultivo de tejidos están siendo utilizadas. Hay expectativa por el futuro y por las formas en las que podemos aprovechar nuestro conocimiento para cuidar de nuestra tierra y de nuestros frutos.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lista de Deseos 0
0
0